PROYECTOS COLABORATIVOS

PROYECTOS COLABORATIVOS

Algunos conocimientos previos de los niños que se requieren para la participación en proyectos colaborativos:

Poder relacionar el contenido del proyecto con material que ya conocen: Los proyectos son una buena oportunidad de crear colaboraciones interdisciplinarias y demostrar a los estudiantes las conexiones entre diferentes tipos de conocimiento.

Algunos conocimientos previos del docente que se requieren para la participación en proyectos colaborativos:

Saber:

-Estructurar los proyectos para que los estudiantes construyan conocimiento nuevo: Además de que los proyectos pueden ser diseñados para que los estudiantes apliquen lo que ya saben, el método de proyectos puede ser una forma de que los estudiantes aprendan nuevas cosas. La mayoría de los productos requerirá que los estudiantes apliquen lo que saben y agreguen nuevos conocimientos y habilidades.

-Permitir a los estudiantes diseñar algunas partes del proyecto.

-Incluir actividades diseñadas para que los estudiantes planeen una estrategia para lograr las metas particulares del proyecto.

-Incorporan habilidades de la comunidad al proyecto: Existen muchas maneras en que los estudiantes pueden contribuir con sus comunidades mientras aprenden acerca de temas académicos tradicionales.

Judi Harris, autora de diversos libros y artículos sobre los proyectos telemáticos, agrupa los proyectos telemáticos educativos en tres grandes categorías: proyectos centrados en los intercambios personales, proyectos centrados en la recopilación de información y proyectos centrados en la resolución colaborativa de problemas.

1. Proyectos centrados en los intercambios personales: se trata de los proyectos en los que el motor principal es la comunicación entre los usuarios.

2. Proyectos centrados en la recopilación de información: el objetivo principal es la búsqueda de información sobre un tema concreto, con todos los aprendizajes transversales que ello implica:

• elaboración de hipótesis, documentación, organización de los recursos informativos

• discriminación de información repetida, innecesaria o inadecuada

• elaboración de conclusiones, etc.

3. Proyectos centrados en la solución colaborativa de problemas: el enriquecimiento del proyecto se basa en la puesta en práctica de la cooperación entre equipos de trabajo.

Aprender a trabajar con otros, conocer dinámicas de resolución de tareas diferentes, conectarse con otras realidades y encarar proyectos basados en la construcción colectiva de saberes requiere entusiasmo, tiempo, dedicación y seguimiento. Los resultados finales suelen ser enriquecedores pero, básicamente, el aprendizaje que se realiza durante el proceso hace que estos proyectos sean una aventura que vale la pena recorrer.

Varias teorías del aprendizaje pueden aplicarse a este tipo de ambientes, entre ellas las de Piaget, Vigotsky [3] y Dewey. Los ambientes de aprendizaje colaborativos y cooperativos preparan al estudiante para [1,5]:

Participar activamente en la construcción colectiva. – Asumir y cumplir compromisos grupales. – Dar ayuda a los demás y pedirla cuando se requiera. – Poner al servicio de los demás sus fortalezas individuales. – Aceptar los puntos de vista de otros – Comprender las necesidades de los demás.- Descubrir soluciones que beneficien a todos. – Establecer contacto significativo con comunidades que poseen culturas diferentes. – Contrastar sus actividades y creencias con las de los demás. – Establecer metas, tareas, recursos, roles, etc. – Escuchar crítica y respetuosamente a sus interlocutores.- Exponer sus ideas y planteamientos en forma argumentada. – Aceptar la crítica razonada de parte de otras personas. – Ceder ante evidencia o argumentación de peso. – Reconocer los créditos ajenos. – Negociar lenguaje y métodos.- Desarrollar habilidades interpersonales.- Familiarizarse con procesos democráticos.

A partir de estas características distintivas surge el potencial de los proyectos colaborativos para:

• Combinar el trabajo en el aula tradicional con el del aula de informática.

Es posible organizar el trabajo con el docente en la clase y el que se realiza en el aula de informática y poner ambos al servicio de un objetivo común.

• Promover el trabajo cooperativo entre los estudiantes.

Tanto la posibilidad de compartir experiencias con estudiantes de otros colegios y –en ocasiones- de otras regiones y países, así como la organización interna del trabajo del aula en pos de un objetivo común son factores que motivan a los alumnos y que contribuyen al aprendizaje significativo.

• Promover la colaboración entre los docentes.

La posibilidad de integrar en los proyectos telemáticos a docentes de distintas disciplinas, así como el intercambio con docentes de otras instituciones en el marco de los trabajos conjuntos genera vínculos duraderos y bases para el intercambio futuro.

• Colocar a los alumnos en el lugar de productores de información valiosa para una comunidad y con una gran visibilidad (internet), que excede las fronteras de la escuela.

El hecho de producir información y ponerla a disposición de la comunidad escolar y trascender esas fronteras a partir del uso de internet motiva a los alumnos y fomenta la búsqueda crítica de información y la producción de trabajos más documentados y de mayor elaboración.

• Trabajar temas transversales ligados a la educación en valores, la diversidad, etc.

Muchas veces resulta difícil incluir en los currículos temas transversales. Los proyectos telemáticos son espacios fecundos para trabajar estos temas y enriquecerse con los aportes de alumnos y profesores de otras latitudes.

Varias teorías del aprendizaje pueden aplicarse a este tipo de ambientes, entre ellas las de Piaget, Vigotsky [3] y Dewey. Los ambientes de aprendizaje colaborativos y cooperativos preparan al estudiante para [1,5]:

Participar activamente en la construcción colectiva. – Asumir y cumplir compromisos grupales. – Dar ayuda a los demás y pedirla cuando se requiera. – Poner al servicio de los demás sus fortalezas individuales. – Aceptar los puntos de vista de otros – Comprender las necesidades de los demás.- Descubrir soluciones que beneficien a todos. – Establecer contacto significativo con comunidades que poseen culturas diferentes. – Contrastar sus actividades y creencias con las de los demás. – Establecer metas, tareas, recursos, roles, etc. – Escuchar crítica y respetuosamente a sus interlocutores.- Exponer sus ideas y planteamientos en forma argumentada. – Aceptar la crítica razonada de parte de otras personas. – Ceder ante evidencia o argumentación de peso. – Reconocer los créditos ajenos. – Negociar lenguaje y métodos.- Desarrollar habilidades interpersonales.- Familiarizarse con procesos democráticos.

A partir de estas características distintivas surge el potencial de los proyectos colaborativos para:

• Combinar el trabajo en el aula tradicional con el del aula de informática.

Es posible organizar el trabajo con el docente en la clase y el que se realiza en el aula de informática y poner ambos al servicio de un objetivo común.

• Promover el trabajo cooperativo entre los estudiantes.

Tanto la posibilidad de compartir experiencias con estudiantes de otros colegios y –en ocasiones- de otras regiones y países, así como la organización interna del trabajo del aula en pos de un objetivo común son factores que motivan a los alumnos y que contribuyen al aprendizaje significativo.

• Promover la colaboración entre los docentes.

La posibilidad de integrar en los proyectos telemáticos a docentes de distintas disciplinas, así como el intercambio con docentes de otras instituciones en el marco de los trabajos conjuntos genera vínculos duraderos y bases para el intercambio futuro.

• Colocar a los alumnos en el lugar de productores de información valiosa para una comunidad y con una gran visibilidad (internet), que excede las fronteras de la escuela.

El hecho de producir información y ponerla a disposición de la comunidad escolar y trascender esas fronteras a partir del uso de internet motiva a los alumnos y fomenta la búsqueda crítica de información y la producción de trabajos más documentados y de mayor elaboración.

• Trabajar temas transversales ligados a la educación en valores, la diversidad, etc.

Muchas veces resulta difícil incluir en los currículos temas transversales. Los proyectos telemáticos son espacios fecundos para trabajar estos temas y enriquecerse con los aportes de alumnos y profesores de otras latitudes.

En el Aprendizaje Basado en Proyectos el docente actúa como facilitador, ofreciendo a los alumnos recursos y asesoría a medida que realizan sus investigaciones. Sin embargo, los alumnos recopilan y analizan la información, hacen descubrimientos e informan sobre sus resultados. El profesor no constituye la fuente principal de acceso a la información. La enseñanza y la facilitación están orientadas por un amplio rango de objetivos explícitos de aprendizaje, algunos de los cuales pueden enfocarse de manera muy precisa en el contenido específico del tema. Otros probablemente tendrán una base más amplia, ya sea interdisciplinaria o independiente, de las otras disciplinas. Los alumnos pueden alcanzar metas adicionales (no previstas) a medida que exploran temas complejos desde diversas perspectivas.

El profesor busca, y actúa, en los llamados “momentos para el aprendizaje”. Lo que con frecuencia implica, reunir toda la clase para aprender y discutir sobre una situación específica (tal vez inesperada) que un alumno o un equipo de alumnos ha encontrado. Tiene a responsabilidad final por el currículo, la instrucción y la evaluación. El profesor utiliza las herramientas y la metodología de la evaluación real, y debe enfrentar y superar el reto que impone el que cada alumno este construyendo su nuevo conocimiento en lugar de estar estudiando el mismo contenido de los demás estudiantes. El profesor aprende junto a sus alumnos dando ejemplo de que el aprendizaje debe ser durante toda la vida.