0

8 formas de usar las piedras de contar historias y sus beneficios – Tierra en las manos

CONTAR HISTORIAS A PARTIR DE PIEDRAS tiene muchos BENEFICIOS. Entre ellos:

  • Es una forma de acercar la naturaleza a nuestra hogar y de usar elementos naturales para jugar y disfrutar (sabéis que es una de mis debilidades).
  • Potencian la oralidad, la escucha y la concentración. No hay imágenes que seguir, como en un libro, hay que crearlas en la mente, lo cual es un ejercicio fantástico para desarrollar la imaginación.
  • Cuando es el niño el que explica la historia mejora el desarrollo del lenguaje.

Ver más en http://www.tierraenlasmanos.com/8-formas-de-usar-las-piedras-de-contar-historias-y-sus-beneficios/

Anuncios
0

Cuento “El monstruo de colores” de Annallenas.

Aquí les dejó un bellísimo cuento que descubrí hace unos días para trabajar las emociones con los niños.

“El Monstruo de Colores no sabe qué le pasa. Se ha hecho un lío con las emociones y ahora le toca deshacer el embrollo. Una historia sencilla y divertida, que introducirá a pequeños y a mayores en el fascinante lenguaje de las emociones”.

CUENTO: Monstruo de colores-Annallenas

WEB DE LA AUTORA: http://www.annallenas.com/index.html

RECURSOS PARA TRABAJAR EN EL AULA EN PDF:

Recurso0

Recurso1

Recurso2

Recurso3

 

0

“El pato y la muerte” – Cuento de Wolf Erlbruch

Desde hacía tiempo, el pato notaba algo extraño.

– ¿Quién eres? ¿Por qué me sigues tan de cerca y sin hacer ruido?

La muerte le contestó:
– Me alegro de que por fin me hayas visto…Soy la muerte.

El pato se asustó. Quién no lo habría hecho.

– ¿Ya vienes a buscarme?

– He estado cerca de ti desde el día en que naciste… por si acaso.

– ¿Por si acaso?- preguntó el pato.

– Sí, por si te pasaba algo. Un resfriado serio, un accidente… ¡nunca se sabe!

– ¿Ahora te encargas de eso?

– De los accidentes se encarga la vida; de los resfriados y del resto de las cosas que os pueden pasar a los patos de vez en cuando, también. Sólo diré una: el zorro.

El pato no quería ni imaginárselo. Se le ponía la carne de gallina.
La muerte le sonrió con dulzura.
Si no se tenía en cuenta quién era, hasta resultaba simpática; incluso más que simpática. Sigue leyendo